The Last Jedi es lo peor que le pudo pasar al universo de Star Wars. No por que sea una mala película (de hecho, es una de mis favoritas de la franquicia), sino porque causó una perturbación en la saga que reveló el lado oscuro de algunos de los fanáticos que la despreciaron hasta el punto de acosar a las personas que trabajaron en ella. De las cenizas de este conflicto en línea y el fracaso en taquilla de Solo: A Star Wars Story, surge el regreso de J.J. Abrams a la silla del director con el último episodio de la trilogía de Disney: The Rise of Skywalker, que también marca el “final” de la saga que inició en 1977. La pregunta es: ¿logró Abrams darle un cierre digno a este universo?

Sí el fracaso es el mejor maestro, podemos esperar excelentes películas en el futuro, ya que el noveno episodio está más ocupado refutando a la película anterior y tratando de establecer demasiados puntos para llegar a su final, que se olvida de darnos una trama coherente, arcos bien desarrollados y momentos realmente impactantes que la hagan cerrar con broche de oro. Bastante entretenida, pues cuenta con algunas risas; visual y musicalmente es una maravilla, no obstante, se nota la cobardía y la falta de originalidad para hacerla destacar dentro de un universo que tiene potencial para sobresalir.

Empezando con lo bueno: no hay realmente un punto débil en el elenco respecto a sus interpretaciones. Tal vez no te guste el trio protagonista, pero por primera vez en la trilogía, tienen bastante tiempo para bromear y crear vínculos más similares a estas dinámicas en las entregas originales, siendo Oscar Isaac el mayor beneficiado. Probablemente esta es la mejor muestra de C-3PO desde Return of the Jedi, siendo fácilmente lo más destacado del humor de la cinta. Aunque no brilla tanto como en sus últimas dos actuaciones como el personaje, Adam Driver es grandioso como Kylo Ren; y cómo olvidar la grandeza de la interpretación de Ian McDiarmid como Palpatine, quien se notaba listo para volver a decir sus maquiavélicas líneas.

Si en algo siempre ha destacado Star Wars, es en su aspecto visual. Entre una mezcla de efectos prácticos y generados por computadora, todo se ve excelente y los nuevos mundos que conocemos se sienten vivos y distintos en su mayoría, prestándose para imágenes asombrosas pese a que la cinematografía está a un nivel más bajo que la del octavo episodio. John Williams por última vez nos trae la música de esta galaxia, y aunque no hace nada nuevo al nivel de lo que nos trajo en las precuelas, siempre es un placer oír sus composiciones.

Resultado de imagen para the rise of skywalker

No hay mucho en lo que pueda ampliar en detalles sin contar spoilers, así que sólo me queda decir que la trama y la estructura de esta película son un desastre. En parte, tratando de deshacer algunos de los puntos que Rian Johnson agregó en su cinta, y por otra parte, intentando establecer lo necesario para llegar al tercer acto, no consigue ni una narración ni una temática satisfactoria, probando de tal manera la posibilidad de mantener el interés de la audiencia por medio de fan service, con resultados mixtos.

Los problemas no terminan ahí. El ritmo, además de apresurado para una película de esta duración, le otorga escasas oportunidades a los momentos impactantes que generan o podrían generar emoción en la audiencia. Esto probablemente es culpa de la contraída trama, la cual intenta contar demasiadas partes, dando como resultado una constante falta de conflicto sólido en el primer y segundo acto, pues todo el transcurso de estas partes se ve solucionado rápidamente sin ninguna justificación narrativa o temática. Hay algunos intentos de arcos narrativos para los personajes, pero de nuevo se sienten insatisfechos por el poco tiempo que reciben en pantalla.

Independientemente si te gustaron o no las películas pasadas de Disney, está es la primera vez que una de sus entregas se siente por completo como algo hecho por un comité, no por intentar satisfacer a los fanáticos, sino porque no se atreve a hacer algo nuevo para cerrar con broche de oro esta historia que muchos han seguido por más de 40 años. A veces se siente como una lista de requisitos a cumplir, destinados a satisfacer a la mayor cantidad de personas y evitando cualquier intento de originalidad que pueda hacerla distinguirse entre todo lo que sus seguidores hemos visto anteriormente.

Al final del día, sigue siendo Star Wars, por lo que año tras año seguiré viéndola con la esperanza de que mi opinión sobre ella cambie y pueda apreciar algo que, por el momento, no he visto. Si bien es entretenida, visualmente extraordinaria, bien actuada y por momentos reconfortante, falla en dar un cierre satisfactorio por su trama saturada. La falta de conflicto genuino, arcos incompletos o inexistentes y uso excesivo de conveniencias, la convierten en la entrega más decepcionante de esta galaxia muy, muy lejana.

⭐⭐1/2 de ⭐⭐⭐⭐⭐

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s