2019 ha sido en mi opinión un gran año para el cine. En estas fechas, el año pasado me parecía una decepción, mientras que ahora veo que muchas películas me han encantado y que los recientes anuncios de las ceremonias de premios han sido más satisfactorios que desalentadores. Entre todos los grandes filmes que he visto y los que me falta ver, por el momento tengo un favorito; Marriage Story (Historia de un Matrimonio en Latinoamérica) de Noah Baumbach.

Atrapándote de inicio a final, Baumbach ha hecho de lo cotidiano algo sorprendente, mostrándonos las complicaciones del divorcio de dos personas de una forma realista y brillante que, sin ponerse melodramática o cursi, te hace sentir una variedad de emociones y tomar distintas posturas al respecto, apoyado grandemente por dos de las mejores actuaciones del año por parte de sus protagonistas.

La pareja en cuestión, Charlie y Nicole, interpretados por Adam Driver y Scarlett Johansson, respectivamente, hacen de la película algo excepcional. Ambos hacen de su postura algo legitimo a pesar de no ser las personas perfectas, y a través de sus sencillas expresiones, dan a entender tantas cosas sin necesidad de gritar (aunque esto también lo hacen muy bien). Sus recientes nominaciones en las categorías de actuación son bastante merecidas y son, probablemente las mejores actuaciones de su carrera hasta la fecha.

El resto del reparto también da de qué hablar. Laura Dern es estupenda como la increíble abogada de Nicole, mostrando afecto y autoridad de igual manera. Ray Liotta también destaca como otro abogado más explosivo que deja una gran impresión. Alan Alda es simpático en su breve aparición y Julie Hagerty es muy divertida como la madre de Nicole.

Resultado de imagen para marriage story

Probablemente la película con la que más se le compara es Kramer vs. Kramer, protagonizada por Dustin Hoffman y Meryl Streep, la cual relata un terrible divorcio. A diferencia de esta, Marriage Story nos muestra ambas posturas casi de manera similar, dejándonos simpatizar con los dos y enfocándose en cómo el proceso legal puede causar una gran diferencia en lo que parecía un divorcio amigable.

Baumbach se inspiró en su verdadero divorcio con la actriz Jennifer Jason Leigh, y a través de esta cinta nos da a entender un poco de lo que aprendió, todo sin perder nuestra atención. Se requiere un gran talento para hacer de lo común algo extraordinario, y no sólo los increíbles diálogos y personajes lo consiguen, sino que su dirección y la fotografía de Robbie Ryan la hacen interesante, colorida y bella.

Mención aparte para la edición de Jennifer Lame, que a través de ella consigue hilar momentos en ideas y emociones claras de una manera impresionante. Algo atrae de las películas con “Story” en el título a Randy Newman porque con su banda sonora da un ambiente muy curioso a la película que me recuerda a sus trabajos anteriores.

Honestamente no le he encontrado ningún fallo. Marriage Story me ha sorprendido, me hizo reir, llorar y pensar seriamente en cómo vemos el fin de las relaciones y el papel de cada uno en una pareja. Brillantes actuaciones de todo el elenco y excelente en los aspectos técnicos, Baumbach ha aprovechado sus lecciones agridulces en la vida para entregarnos lo que sólo puedo describir como una película magnífica.

⭐⭐⭐⭐⭐ de ⭐⭐⭐⭐⭐

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s