Luces de neón, bares, butacas, pista de baile, dj’s, ropa extravagante u oscura, luces fosforescentes o la carencia de luces, house o techno, todo esto define a una cultura en la que derivan otras subculturas. Están aquellos que visten de manera colorida, van a festivales masivos con ciertos géneros de la música electrónica que es más alegre, festivales en los que su entrada es bastante costosa, así como la estancia y comodidad en ellos. Luego, están esos raves en los que la vestimenta es más oscura, gótica, raves en los que su entrada, a pesar de no ser costosa, es bastante limitada y exigente.

Existen dos clases de raves: Están aquellos como Tomorrowland o Ultra que definen la idea y la cultura de la música electrónica en gran parte de América y los que no son festivales masivos, sino que son fiestas clandestinas o underground que se ubican en almacenes, sótanos o sitios alejados de la ciudad, por mencionar algunos ejemplos. Los festivales masivos, por lo regular, se llevan a cabo en espacios enormes y abiertos, donde la publicidad es vista por todas partes, en toda clase de medios de comunicación. La información de tal clase de festival es abierta a todo el público y se puede encontrar fácilmente en internet. Se pueden encontrar los precios de los boletos, el precio de las estancias, incluso te pueden llegar a facilitar el viaje si vives fuera de la ciudad o país de donde se realizará el festival. Es relativamente sencillo completar los trámites de hospedaje y entrada a los festivales de esta índole.

Tomorrowland 2019.

No se puede decir lo mismo de muchos de los raves en Europa. En Europa, muchas fiestas se llevan a cabo en clubes o bares clandestinos, en donde la entrada a estos lugares tiene un precio muy bajo o incluso nulo. No hay cierta política de vestimenta (en la mayoría de los clubes) y son accesibles a todo el público. La creencia popular de la música electrónica ha cambiado el origen y misión de lo que quería realizar el movimiento de este género musical. Con la llegada de los festivales y raves masivos en América y Europa, se ha olvidado, en la “cultura general” entre los ravers, que la música electrónica no se trata de gastar miles de dólares o euros para reunirse con otras personas y bailar.

Otra diferencia entre la cultura o idea de lo que es la música electrónica entre América y Europa es el horario en el que se termina tales reuniones. En un club común y corriente de Estados Unidos, la entrada es aproximadamente a las 8 o 9 de la noche, con su respectiva salida a las 2 o 3 de la mañana a más tardar. Para ellos, la fiesta termina a esa hora, tradición que se ha propagado hasta en otros países como México. En México, es la misma cuestión, entrada a las 8 o 9 de la noche y clausura a las 2 o 3 de la mañana, y así en la mayoría de los antros y clubes nocturnos en todo el continente americano. En Europa, los clubes abren prácticamente a la misma hora, sin embargo, estos duran muchísimo más.

Pongamos la siguiente situación para explicar mejor la diferencia entre un club nocturno común y corriente en América y un club nocturno como Berghain. A diferencia de Estados Unidos, México y demás países americanos, en Europa, o en este caso en particular, Berghain, club nocturno ubicado en Berlín, Alemania, el horario es completamente distinto, entre muchas cosas. En Berghain, puedes entrar un viernes por la noche, alrededor de las 21 y 22 horas y salir hasta el mediodía del lunes. ¿Suena algo exagerado? Quizás para los que vivimos en este lado del mundo, sin embargo, esta tradición ha existido durante décadas, no precisamente en Berghain (club nocturno abierto desde diciembre del 2004), pero si en Europa. A pesar de que es el mismo género musical, con algunas variaciones en los subgéneros de tal, las diferencias culturales se pueden distinguir fácilmente.

Resultado de imagen para berghain club
Interior del club nocturno Berghain.

Dejando las diferencias y opiniones en segundo plano, ambas corrientes culturales definen en gran parte la cultura de la música electrónica. Existen otras discusiones como qué techno es el mejor: si el de la ciudad estadounidense Detroit o la capital alemana Berlín, pero la verdad es que ambos son muy buenos y compararlos sería una tarea imposible de terminar.

Ambas ciudades cuentan con figuras históricas y admiradas por todos los amantes del género: Detroit contó con leyendas como Kevin Saunderson, Juan Atkins, Derrick May, Jeff Mills, Robert Hood, Claude VonStroke y Carl Craig. Berlín, por su parte, tenía figuras prodigiosas como Dr. Motte, Len Faki, Tanith y WestBam, pero, a pesar de la división, muchos de los dj’s de ambas ciudades se vieron influenciados fuertemente por la banda alemana Kraftwerk, formada en la década de los 70’s.

Al ver tantas estrellas de ambas ciudades, es imposible compararlas y declarar cuál es mejor, si el techno de Detroit o el de Berlín, finalmente depende de los gustos personales de cada quien, si te gusta más el sonido de uno que el del otro. La música electrónica está hecha para disfrutarla y bailarla como se nos plazca, sin importar los géneros de esta, pues la finalidad siempre fue, es y será la unificación entre todas las razas, edades, nacionalidades, géneros, orientación sexual, clases sociales, ideologías filosóficas, religiosas y políticas.

El Techno de Berlín, Alemania.
El Techno de Detroit, Estados Unidos.
Electronic Dance Music o EDM.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s