Ted Bundy volvió a la cultura popular con el lanzamiento del documental de Netflix, Las cintas de Ted Bundy, generando controversia por traer de vuelta a la fama al infame asesino serial. El director de la miniserie, Joe Berlinger, también realizó Extremely Wicked, Shockingly Evil and Vile, protagonizada por Zac Efron como Bundy y Lily Collins como su pareja Liz Kendall. La película, basada en el libro escrito por Kendall “The Phantom Prince: My Life with Ted Bundy”, fue lanzada en Netflix en Estados Unidos en mayo, y ahora ha llegado a las salas de cine en México. ¿El documental es suficiente o vale la pena ir a verla en la pantalla grande?

Ted Bundy: Durmiendo con el asesino (como fue traducida en Latinoamérica) cuenta con buenas actuaciones de su elenco y un par de escenas que recrean muy bien lo sucedido en la realidad, pero no sale de ser poco más que un biopic sencillo que no se dirige a algo revelador o decide que aspecto de la vida de los protagonistas es su enfoque principal.

Zac Efron da lo que podría ser su mejor actuación como el personaje titular. Su carisma es lo que destaca durante toda la película y, fuera de que es un grave problema con la película, la empatía que logra que sintamos hacia el por lo menos te mantiene intrigado durante la trama. Lily Collins mantiene una buena química con Zac y hace a un personaje afligido y confundido mejor de lo que la película le permite lograr. John Malkovich interpreta al juez en el famoso juicio televisado de Bundy, y como el personaje que ve tras la fachada de Bundy, da las mejores líneas de la cinta.

El ya mencionado juicio es recreado casi a la perfección y cuenta con la mejor muestra de lo que la película prometía lograr, la forma en la que Bundy engañaba a sus seres queridos, la prensa y al público con personalidad; sus interacciones en la corte son las escenas más memorables por su comedia con el personaje de Malkovich. Además, hay una gran escena entre Efron y Collins que demuestra lo que ambos podrían lograr en una mejor película.

Resultado de imagen para extremely wicked

Por todo el carisma que Zac Efron logra proyectar en pantalla, puede resultar sencillo olvidar que es una historia real y se está hablando de un asesino serial. La película pretende hacernos creer en varias ocasiones que existe la posibilidad de que Bundy era inocente, cuando esa duda el mismo director la contestó en su pasado documental de una forma mucho más interesante que la resolución de esta cinta.

La primera mitad de la película transcurre como el punto de vista de Liz Kendall sobre su pareja, pero a medida que conocemos más a Ted Bundy se pierde en su look y en las sorprendentes circunstancias en las que se encontró para tratarlo como un culto a su personalidad, dejando al personaje de Collins un tanto olvidado frente a lo que le pasa al de Efron. Este aproximamiento le quita lo interesante a ambos, dejando el lado de Liz como algo secundario y al de Bundy sin esa dualidad que lo hace tan intrigante. 

Si te interesa la historia de Ted Bundy, ve el documental sobre él en Netflix y puede que disfrutes como complemento Ted Bundy: Durmiendo con el asesino. Por si sola no vale tanto la pena y maneja irresponsablemente la historia del asesino, aunque cuenta con algunas buenas escenas y grandes actuaciones del reparto, particularmente Zac Efron como el carismático sociópata.

⭐⭐1/2 de ⭐⭐⭐⭐⭐

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s