Estamos ante la nueva entrega del universo de El Conjuro, Annabelle 3: Viene a casa, la tercera película sobre la muñeca y el segundo spin-off que hemos visto este año tras el mediocre filme La Maldición de La Llorona. Aunque Annabelle 2: La creación fue una buena película, el resto no se le acerca ni un poco a la calidad de las películas dirigidas por James Wan, por lo que las expectativas de esta nueva cinta no son del todo altas. ¿Cómo se compara dentro de la franquicia?

Annabelle 3: Viene a casa se encuentra en una posición extraña entre el universo iniciado por Wan. Aunque es una experiencia mucho más única y entretenida que lo peor de la franquicia (La Monja, Annabelle, La Llorona), tampoco está cerca del horror de las películas de El Conjuro o la segunda parte de Annabelle; funciona más como un buen rato, que una experiencia horripilante.

Mckenna Grace, quien interpreta a Judy, la hija de los Warren, es quien destaca en esta secuela. Sus previas apariciones en el cine y series de horror se ven en pantalla, con una actuación creíble de una niña vulnerable, pero con experiencia en estas situaciones. Vera Farmiga y Patrick Wilson no aparecen durante toda la cinta, pero cuando están, siguen siendo tan estupendos como en sus otras películas.

Gary Dauberman, en su primer trabajo como director tras haber escrito la mayoría de las cintas de la franquicia, es quien captura con mayor éxito el estilo de James Wan. Desde las pláticas casuales capturadas de una forma creativa, hasta las escenas de terror típicas de estas películas, su trabajo, junto a la fotografía de Michael Burgess, te mantienen entretenido, a pesar de no lograr generar el suspenso que se espera del género.

Las últimas entregas del universo de El Conjuro no son las más creativas, especialmente en lo que al guion se refiere, por lo que se aprecia el cambio que esta entrega intentó hacer. Todos los personajes se sienten creíbles, mucho más desarrollados que muchas de las últimas películas de la franquicia. Muchos de estos personajes y sus decisiones son recurrentes del género, pero reciben el trasfondo adecuado para diferenciarlos de la mayoría, logrando crear una experiencia agradable antes que los espantos.

Si buscas una película sombría y tenebrosa, esta no tiene lo que buscas. Es una película entretenida, pero carente de sustos sobresalientes. Afortunadamente no usa de forma exagerada los jump-scares, sin embargo, no encuentras tensión en las escenas de horror, sólo ves a espíritus malignos interesantes que te mantienen intrigado mas no asustado.

El concepto es más similar a un museo del horror, una casita llena de fantasmas que se encuentran en secuencias bien logradas pero predecibles y poco aterrorizantes. Además, la resolución a la que llegan al tercer acto es demasiado sencilla y hace que este se sienta anticlimático y apresurado, dejando, al salir de la sala, con ganas de más.

Annabelle 3: Viene a casa hace lo suficiente para sobresalir entre las mediocres últimas entregas del universo, esto gracias a personajes, conceptos interesantes y grandes actuaciones. Es un buen referente a cine palomero de horror, entretenido, pero lejos de dejarte aterrorizado al llegar a tu casa.

⭐⭐⭐ de ⭐⭐⭐⭐⭐

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s