Hollywood no tiene la mejor relación con Godzilla. Su primer intento con el monstruo, Godzilla, del famoso director de películas de desastres Roland Emmerich, fue duramente criticada y es considerada una decepción en taquilla. A la versión de Gareth Edwards de hace 5 años le fue mucho mejor, obteniendo críticas positivas y logrando un éxito tal, que se está convirtiendo en un universo cinematográfico conocido como Monsterverse. De este ya forma parte Kong: Skull Island, y ahora ha salido la secuela de la película del 2014, Godzilla: King of the Monsters, que promete grandes batallas y busca contestar a las críticas pasadas del poco tiempo en pantalla del personaje.

Godzilla: King of the Monsters consigue grandes batallas, diseños deslumbrantes y efectos de calidad y si es todo lo que buscas, saldrás satisfecho. Para eso, tendrás que soportar a personajes humanos unidimensionales poco interesantes, de relleno, con diálogos y chistes sosos y una trama que se sostiene por las gigantes bestias.

De cierta forma los personajes que nos mantienen entretenidos son Godzilla y el resto de los monstruos, esto gracias al cariño que algunos cargan hacia las bestias por las películas, al trabajo del equipo de efectos visuales y a los excelentes diseños de los personajes. Hay mucho que decir sobre lo insulso que son los humanos, pero quien se gana nuestros aplausos es el personaje titular.

El trabajo que hicieron con Godzilla, Mothra o King Ghidorah es impresionante. Desde la increíble bestialidad y magnitud del dragón de tres cabezas hasta la hermosura de Mothra, en ningún momento se ven mal realizados. Si bien la dimensión que abarcan los monstruos no se siente tan bien aplicada como en la anterior, cada que aparecen en pantalla son una maravilla a la vista, por fortuna, aparecen durante bastante tiempo.

King Ghidorah. Cortesía de: Warner Bros.

Las secuencias de acción son épicas. Las peleas entre los distintos monstruos son de lo mejor en el cine de desastres que se ha visto en años y, aunque por lo general suceden a oscuras, tienen la oportunidad de mostrar el potencial destructivo de cada uno y sorprender con todo el esplendor que los efectos modernos pueden lograr. El sonido y la banda sonora son estupendos y complementan a la perfección lo que sucede en pantalla.

Nadie en el reparto hace un mal trabajo, pero todos sus personajes se sienten innecesarios, carentes de desarrollo u olvidables. Algunos desaparecen y reaparecen como si nada, cumpliendo solo como relleno o para dar diálogos de exposición. Incluso se podría decir que son demasiados personajes, donde fácilmente el papel de uno pudo ser unido con el de otro y no habría ninguna diferencia.

Todo lo que sucede alrededor de ellos es repetitivo, conversan en el mismo lugar la mayor parte del tiempo, sólo para establecer algo que sucederá o hacer alguna referencia a una próxima película. Cuentan algunas bromas, pero realmente no pegan y si no pones atención ni notas que son chistes. Mismo problema que en la anterior, pero al menos ahí teníamos una excelente interpretación y personaje de Bryan Cranston.

Godzilla: King of the Monsters cumple con las peleas épicas, monstruos deslumbrantes y efectos y sonido espectaculares y si es todo lo que buscas, funciona muy bien. Todo el drama humano sobra y distrae, si decides salir al baño durante esas escenas no te pierdes de nada. Busca como verla en IMAX y espera ver a los titanes en acción, si es que soportas el resto de la trama.

⭐⭐⭐ de ⭐⭐⭐⭐⭐

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s