Los hermanos Russo han declarado que la prohibición de spoilers de Avengers: Endgame ha terminado. A poco más de dos semanas de su estreno y tantos records en taquilla ya despedazados, llegó el momento de discutir (casi) a fondo lo que sucedió en el cierre de “The Infinity Saga”, la manera en la que serán catalogadas las 22 películas de este universo. Sin más preámbulo, aquí veremos lo que Endgame hizo bien y lo que hizo mal en sus 3 horas de duración (con spoilers de por medio).

Lo bueno

Desde la primera escena vemos otras víctimas del chasquido, con la familia completa de Clint Barton desapareciendo en un día de campo común, recordándonos las consecuencias del final de Infinity War y estableciendo la motivación de Hawkeye para convertirse en Ronin. El detalle en el famoso intro de Marvel de desaparecer a los héroes desvanecidos fue un gran toque para darle ese tono sombrío y de luto que caracteriza la primera hora de la película.

Una de las principales quejas que he oído respecto a la película es la mencionada primera hora, la cual, fuera de la escena en la que encuentran a un débil y sin gemas del infinito Thanos, carece de acción y sirve principalmente para establecer los sucesos de las siguientes dos horas, cosa que muchos califican de aburrida. Si bien es cierto que es un poco lenta, este primer acto nos muestra el panorama de un mundo devastado y el estado emocional en el que se encuentran los personajes, todo de una forma muy interesante.

Desde el optimismo de Steve Rogers en hacer del mundo un lugar mejor, los problemas que siguen ocurriendo en toda la galaxia, la fusión de Hulk y Banner debido a la decepción que ambos sufrieron, la angustia de Natasha y, principalmente, Tony Stark, quien, tras verse impotente después de no proteger el mundo como quería, decide formar una familia con Pepper en un mundo que no espera una amenaza de tal magnitud y sólo debe lidiar con la pena de haber perdido. Todo esto hasta que Scott Lang (un inigualable Paul Rudd) vuelve del reino cuántico y presenta una posible solución.

Después de las inevitables comparaciones con películas con viajes en el tiempo, breves explicaciones sobre cómo no funciona igual que en las demás (que no quedan del todo claras la primera vez y son mejor explicadas en la conversación entre Banner y The Ancient One), intentos de prueba y la reunión de los héroes disponibles, el segundo acto empieza propiamente con la nostalgia a todo lo que da, regresando a la batalla en Nueva York de Los Vengadores, Asgard durante Thor: El Mundo Oscuro y a Star-Lord buscando la gema del poder en Guardianes de la Galaxia.

marvel_studios__avengers_endgame__special_look__1_.2019_04_02_09_42_09

Entre todos estos viajes nostálgicos, los más destacados son el viaje a Nueva York y Natasha y Clint buscando la gema del alma. El primero es fan service puro, poniéndonos justo en la icónica toma en la que los 6 se reúnen, además de las referencias a Capitán América: El Soldado del Invierno, la pelea de los Capitán América y el viaje a 1970, que, aunque innecesario, les da a Stark y Rogers un momento de reflexión sobre su pasado. El segundo pudo haber quedado mejor, ya que la pelea por ver quien se sacrifica hizo el eventual sacrificio un tanto anticlimático, pero no deja de ser un cierre digno del arco de Viuda Negra, pese a que también pudo serlo para Hawkeye.

Una vez todos reunidos, sin Natasha, regresan al plan, completan el guantelete de Stark y Banner decide usarlo, ya que es el más indicado para hacerlo. Nos confirman su utilidad de una forma bastante sutil, con una simple llamada telefónica. Sin embargo, cae lo inevitable; Thanos llega con su ejército. Fuera de que al destruir la base entera probablemente debió haber más lesionados, los 3 héroes principales se acercan al Titan Loco y pelean, en una versión un poco menos fascinante que la pelea en Infinity War, pero llena de impresión, ejemplificada en la emocionante y triunfante escena en la que Capitán América levanta Mjolnir.

“A tu izquierda”. Una sola frase inició la escena más épica de la cinta, una gran combinación visual y musical (con la excelente banda sonora de Alan Silvestri) y lo que se ha estado esperando desde la primera película de Los Vengadores. Ya todos unidos, la batalla es de manera obvia fan service para todos los fanáticos de la franquicia, escasa en drama pero prominente en gozo, mientras las lágrimas no se pierden con las reuniones de los desaparecidos con sus seres queridos, siendo en especial conmovedora la pequeña parte entre Stark y Spider-Man.

rescue

Cuando Thanos se acerca al guantelete, el combate se vuelve difícil y solo un sacrificio más es necesario. Iron Man gana una última vez y Thanos se sienta, decepcionado, dándose cuenta de su fracaso. Tony se logra despedir de sus amigos, de Pepper y del universo que ayudó a crear. Afortunadamente, grabó un último mensaje para su familia y vemos el impacto que causó en los personajes en la toma continua de su funeral. Desde Steve Rogers a Peter Parker, pasando por el niño de Iron Man 3, nos recuerdan que, en realidad Tony siempre tuvo un corazón. No hay mucho que decir del baile que cierra la película, es simplemente hermoso y, sobre todo, merecido.

Lo malo

Empezando con el punto más criticado, el manejo de Thor como el blanco de las bromas. En defensa de su arco, si tiene un poco de sentido que Thor se iba a descuidar y evitar a toda costa sus problemas. Además, su conversación con su madre fue bastante emotiva, y, cuando recupera Mjolnir y se alegra al ver que a pesar de todo, sigue siendo digno, es una de las escenas más infravaloradas de la cinta. Fuera de eso, reducir un poco las bromas a sus expensas le hubiera dado un rol más apropiado a lo que Thor: Ragnarok y Infinity War han hecho por el personaje, al menos en lo dramático.

Varias de las situaciones ocurren por conveniencia, algo que queda claro en algunas escenas que pudieron ser arregladas fácilmente. Una de las más obvias es la supuesta conexión entre Nebula del pasado y del presente, que es lo que conecta al Thanos del pasado a la trama principal. La rata que salvó el universo, trayendo de vuelta a Scott Lang, es más inofensivo, mas no deja de ser conveniente. El final de Steve Rogers es una gran escena, pero dentro de la lógica del filme no pudo haber estado en esa misma linea del tiempo, a menos que en el futuro sea explicado que eso siempre estuvo destinado a suceder. De estas conveniencias hay más, no obstante, ninguna afecta demasiado el disfrute de la cinta.

Por último, dos escenas que pudieron haber quedado mejor: el sacrificio de Natasha y la referencia a A-Force. En la primera el motivo y la emoción en si están, pero la pelea por ver quien se avienta le resta a la tragedia que es perder a una del equipo original y la hace un poco anticlimática. Se puede decir mucho sobre el factor complaciente de agregar esa escena, pero hay que admitir que la película entera es complaciente en esencia. Aun así, la unión de las heroínas femeninas para ayudar a Capitana Marvel se ve un poco inútil al ver la magnitud de su poder. Aquí les dejo un vídeo que reescribe esta escena de forma espectacular:

Como conclusión, Avengers: Endgame en su totalidad no será perfecta, sin embargo logra lo que muy pocas franquicias apenas alcanzan: cerrar satisfactoriamente una saga exitosa de una calidad constante. Para un servidor no es la mejor película de la franquicia, pero si se acerca bastante a lo mejor del género y les da a los fanáticos una gloriosa recompensa por sus 11 años de devoción a sus personajes.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s