Considerado como un fosil viviente, el onicóforo ha existido desde hace más de 515 millones de años. Estos pequeños invertebrados con aspecto similar a las orugas, residen en micro hábitats oscuros y húmedos, en las hojas secas que caen de los arboles, dentro de microcuevas, grietas y hendiduras del suelo, bajo piedras, troncos podridos y bromelias, también se pueden encontrar en los conductos de agua, a pocos metros de la superficie, en bosques que han sido poco alterados e incluso en el jardín de nuestras casas, no obstante, son casi imposibles de encontrar debido a que la mayor parte del tiempo salen en noches lluviosas, cuando la gente no suele estar en la intemperie. Sus actividades en su gran mayoría suceden por la noche, suelen cambiar de madrigueras cada treinta horas y se pueden ocultar del sol en tres minutos. La luz de colores entre el azul y amarillo no son de su agrado.

Los onicóforos se alimentan de pequeños invertebrados, son cazadores de isópodos, térmitas y otros insectos como las lombrices y moluscos, como el caracol. La manera en la que caza es impresionante. Por la noche o en la lluvia, su cacería comienza. Camina en túneles en busca de su presa, toca a la presa utilizando sus antenas que eyectan dos chorros de líquido adhesivo de apariencia viscosa y blanca, no necesariamente tienen que estar cerca de su presa, pues el alcance que tienen pueden ser de hasta de treinta centímetros. Finalmente, cuando su botín está enredado y adherido al líquido, procede a comer con tal calma mediante una digestión externa, usando sus mandíbulas para sujetar y cortar a su alimento.

El líquido que poseen no solo sirve para cacería, sino que también es un mecanismo de defensa ante los demás depredadores, ya sean vertebrados o invertebrados, tales como reptiles, aves y serpientes. Contra un pájaro, disparara hacía los ojos, pero esto provoca que pierda 7,4% de su peso corporal. Debido a esto, este depredador se ve obligado a comerse su propia red de pegamento.

Siendo sexos separados, los onicóforos tienen su fertilización de manera interna y externa, presentan dimorfismo sexual, esto significa que, dentro de un cierto tipo de especie del onicóforo, la hembra es más grande que el macho y cuenta con un número mayor de patas que su sexo opuesto.

Se tiene la creencia de que esta especie fue la primera en levantar sus cuerpos sobre el sustrato o terreno y caminar. Los primeros onicóforos marinos variaban de cuerpo a cuerpo, contando con la protección de espículas y su propia armadura, pero actualmente todas las especies son terrestres, sin espículas ni armaduras y tienen la misma estructura corporal simple.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s